Los amigos del blog son:

miércoles, 30 de junio de 2010

Hacking: Cría campestre (IV)

A las pocas semanas de dejar los pollos en la cueva, llegan los primeros vuelos de estas enormes aves. Hace 16 días lo hizo Tranco, y hace tan sólo 5 Quiteria. Tranco es capaz de hacerse ya vuelos de cerca de media hora cogiendo térmicas, y mostrando gran destreza. Esquiva al aireado Cernícalo que protege un radio sagrado alrededor de su nido, desciende aprisa encogiendo las alas y estirando patas, encuentra ya comida sin mayor problema...Quiteria, sin embargo, con menos de una semana de vuelo, aún no llega a estos niveles, aunque está muy avanzada ya dominando las térmicas, aunque teniendo que perfeccionar un poco los aterrizajes...
Os adjunto una foto con uno de los primeros vuelos de Tranco. Al fondo, un grupo de Buitres Leonados disfrutan en la grada de tan codiciado espectáculo. El Quebrantahuesos, ¡ha vuelto a la sierra!

martes, 29 de junio de 2010

Nutrias

La noche daba paso a la mañana fundida en nieblas. El sol, abría a estas en canal, para irse colando poco a poco, calentar el suelo, y elevar a las mismas para con el paso de los minutos, dejar una mañana totalmente despejada. Entretanto, los Ciervos, y los Gamos, van abandonando las zonas abiertas para situarse cerca de alguna sombra que les cobije de las muchas horas de sol que quedan por delante. Canta una Abubilla, lo hace aún un Mochuelo, y ¡plof!, en la lámina de agua, algo ha saltado. Quizá sea un pez, pero no. Mamá Nutria aparece bajo mi posición con 2 cachorricos (reminiscencias aragonesas...).
La madre, va más centrada en pescar sin perder rumbo hacia esa mata de arbustos en la que esconderá a la prole durante el día. Las crías, cómo crías que son, están más pendiente de jugar, de perseguirse, de hacer piruetas, rápidas carreras de persecución, intentar coger su propia cola en círculos, mordisquear los restos de ese pez que su madre les ha dado...están aprendiendo a vivir. No obstante, la madre, más experta, consigue que mientras juegan la vayan persiguiendo. Os pongo una foto del momento en el que pasaban por debajo mío.

lunes, 28 de junio de 2010

Hacking: Cría campestre (III)

Hace ya 4 años empezaron a liberarse alguno de los 16 ejemplares, que contando a Tranco y Quiteria, se han liberado hasta ahora en las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén-Granada). En total, fueron 20 años los que la sierra estuvieron sin Quebrantahuesos: 1986-2006.
Ahora, se comienzan a ver los primeros frutos de todo este proyecto. Aquí podéis seguir a cada uno de los ejemplares liberados.
El otro día, hubo sorpresa en el hacking. Estábamos en la tienda, refugiados de la lluvia, María, Sergio y yo. La mañana era desapacible, y nos limitábamos a mirar de vez en cuando a los pollos para ver si todo seguía bien. Aún no volaban, por lo que no corríamos el peligro de que desapareciesen de buenas a primeras. En una de esas, Sergio exclama:
-¡Un Quebranta!
Efectivamente, un ejemplar de Quebrantahuesos, merodeaba la pared del hacking. Resultó ser Mica, una hembra soltada el año pasado en este mismo lugar. Encontró un fantástico posadero. Un desnudo pino, víctima de una tormenta, tiene una rama horizontal, perfecto para aselarse. El fondo, inmejorable, con magnífico paisaje, y 2 Cabras Monteses observando a Mica. (Pinchad la foto para verla mejor).
Ella, utiliza habitualmente las Sierras de Castril y La Cabrilla (cerca de aquí) como zona de campeo, pero ya hace sus primeros escarceos. No en vano, el lunes pasado la tuvimos con nosotros, y el miércoles llegaba una localización de ella el Ávila. Nos lo comunicaron por teléfono, lo que nos asombró mucho. Parece que esto funciona de momento. Queda esperar unos pocos años a ver si algún ejemplar se atreve a criar en la zona.

domingo, 27 de junio de 2010

Lupa

Hola, me llamo Lupa. Tengo 3 meses, y acabo de aperrizar en la familia de El Bichu'Gormeján. Ayer mi nuevo dueño me rescató de una perrera en la que estaba muy bien atendida, pero en la que no me lo pasaba tan bien como con mi nueva familia.
Hoy hicimos la primera excursión. Fue al Monte Corona, y lo hemos pasado muy bien. Nos cruzamos con gente que venía a saludarme como si me conocieran de toda la vida, ¡qué majos son todos!
De momento me han puesto a trabajar en el jardín ayudando a Marisa, que es una madre estupenda. Creo que me han encomendado la tarea de cazar caracoles, y de hacer agujeros, así que a eso me dedico con esmero. Creo que les gusta como lo hago, pero seguiré centrada para pasar el periodo de prueba. María es muy maja conmigo, y parece una gran hermana. Y la abuela es muy simpática conmigo también, y muy guapa, ¡nunca había visto una abuela tan guapa y maja! De momento parece que menos los caracoles, todos están contentos con mi llegada. Sólo me falta de conocer a Máximo. Me han dicho que le gusta el monte. ¡Jo! Cuando sea mayor quiero ir con él algún día, a ver si papá me deja...Seguro que aquello está lleno de huidizos caracoles, y quien sabe si de más animales...
Lo que si que sé, es que me han acogido muy bien, por lo que estaré siempre agradecida a esta magnífica familia.

viernes, 25 de junio de 2010

Hacking: Cría campestre (II)

yer, como os decía, Quiteria, la hembra, estaba a punto de dar su primer vuelo, pero finalmente no salió volando por primera vez. Quizás hoy sea el día, pues la gráfica del número de aleteos/día se disparó ayer.
Mientras tanto, se les sigue aportando alimentación. Cosa que no sólo ellos agradecen. Una pareja de Cuervos, procedentes de un cercano cantil, han hecho el agosto en pleno junio. Increíble con que facilidad estas aves de menos 1 kg, son capaces de arrebatar los trozos de comida a rapaces de casi 10 kg. Unos demostrando tácticas de equipo, habilidad, y rapidez. Los otros, demostrando torpeza, lentitud, y poca picardía. Para nosotros, es un trabajo extra, pues tenemos que aportar más comida, pero no deja de ser un espectáculo documental. Un compañero, Paco Montoro (Granada), ha grabado y nos ha cedido este fantástico documento, en el que 2 Cuervos se la vuelven a jugar a Tranco. Espero que lo disfrutéis.

video

jueves, 24 de junio de 2010

Hacking: Cría campestre (I)

La cría campestre es un método de cría utilizado en aves rapaces cuando se quiere terminar su desarrollo en el nido sin la ayuda de los padres. Uno de los objetivos, es conseguir que no relacionen al hombre con el aporte de comida. Para ello, se coloca a los pollos con una edad lo suficiente para que se termoregulen y se puedan despedazar la carne ellos sólos en una zona apta para que puedan realizar sus primeros vuelos en un entorno que con el paso de los meses asociarán a "su paisaje", por lo que criarán en sus alrededores, o en lugar de similares características (filopatria).
En el caso que me ocupa, estoy en Pontones (Sierra del Segura, Jaén) colaborando en un hacking que pretende desde hace años reintroducir Quebrantahuesos en las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Hace casi 25 años, que se vió aquí el último ejemplar.
Hasta el momento, en los últimos años, se han liberado ya 16 ejemplares, de los cuales parece que sobreviven 14. Varias amenazas, el uso cada vez menos extendido y cada vez más castigado del veneno por una parte, y el uso de munición de plomo (la convencional), que interfiere con la viabilidad de la reintrodución dada la sensibilidad de esta especie a las concentraciones de plomo en presas cazadas, abandonadas, y posteriormente comidas por esta carroñera.
Ahora mismo, tenemos 2 pollos en el abrigo de una cortado rocoso. Se llaman Tranco (en referencia a un cercano embalse) y Quiteria (en honor a la patrona de Santiago). Tranco, vuela hace ya una semana. da sus vuelos alrededor de la cueva entusiasmado, para volver siempre que puede a la misma, dónde se siente seguro, y dónde además, tiene comida. Quiteria, está a punto de dar su primer vuelo, y esperamos el mismo con ansia...La comida se la llevamos cuando aún no hay luz. Comen patas de ovejas y ciervos, y otras carnes que los hidratan. No podríamos llevarles comida con luz, pues asociarían al hombre con el aporte de comida, lo que provocaría que al volar se acercaran a los pueblos, no consiguiendo así una correcta adaptación al medio y a los hábitos de la especie.
Para ello, los relojes suenan a las 4:30 de la mañana para empezar la labor diaria. Ocurrió sin ir más lejos ayer. Hoy sin embargo, voy por la tarde. A lo mejor cuando llegue allí ya está Quiteria fuera del nido, pues como os digo, está a puntito...Ya os contaré la evolución. El resto de la jornada solar, se cubre vigilando a los pollos con telescopios desde medio kilómetro de distancia. En la foto que os adjunto, sacada ayer, se puede ver a los 2 pollos (muy oscuros y grandes). Tranco, más negro, está encima. Debajo de él, Quiteria, y a la izquierda, un adulto de Alimoche que se ha aquerenciado a la zona desde hace 2 semanas.

domingo, 20 de junio de 2010

Libro recomendado sobre el Lince

Aprovecho a raíz de la entrada que hice el otro día sobre una observación personal de uno de los últimos Linces Ibéricos (aunque quizás sea más bonito e incluso correcto hablar de "los primeros").
Se trata de una obra en la que se recogen a medio camino entre la ciencia y el arte magníficos relatos del autor y de algunos colaboradores expertos en el tema. En ellos, se tratan comportamientos del gran gato hasta ahora no descritos. Aspectos sobre sus costumbres, hábitos, etc. Magníficos carboncillos como el de la portada que ilustran perfectamente las interesantes notas de campo, y al final, un anexo con varias fotografías en libertad. Muchos de vosotros ya lo tenéis, pero a los que no, os recomiendo a que os hagáis con uno de los ejemplares.
Tengo amistad con el autor, pero dejo claro que no por ello os estoy recomendando el libro. El libro enseña mucho, entretiene, aporta al conocimiento de la amenazada especie, y en síntesis merece la compra. Cuesta 20 euros, son 136 páginas (!!!) en papel de mucha calidad, y encima es de tapa dura. Aprovechad esta ocasión porque podéis pedírselo directamente al autor. Si estáis interesados, poneros en contacto conmigo en gormejan@gmail.com. Si hay posibilidad de que nos veamos, yo os lo puedo conseguir a precio de coste entregando en mano, pero si no, os puedo poner en contacto con el autor, quien os atenderá gustosamente y os lo enviará. Creo que los portes cuestan 5 euros.

jueves, 17 de junio de 2010

El que espera y no desespera...

Entiendo dos tipos de esperas.

-La primera, es la que más utilizo. Consiste en colocarse en una atalaya y conseguir tener el mayor campo de visión. En este tipo de espera, siempre está asegurado el avistamiento de uno u otro animal. El inconveniente, es que casi siempre hay una gran distancia de por medio, lo que puede hacer disminuir la calidad de la observación.

-El otro tipo de espera, es el de apostar por un paso en el que creas que el objetivo va a pasar. La podríamos denominar la “cuerpo a cuerpo”, porque si tienes suerte, el animal te pasará muy cerca. Cuentas en este caso con muy pocas probabilidades de ver al animal, pero si tienes suerte, la puedes gozar con una observación a muy corta distancia. El inconveniente es que la observación, de darse, será fugaz o casi.

En ambos tipos, existen dos fases ineludibles. Me refiero a una inicial, en la que cada movimiento de una rama o cada sonido se convierte en una alerta llena de emoción, y una final, que suele durar desde pasada la primera hora hasta que te vas, en la que con el paso de los minutos te sientes cada vez más absurdo, y en la que lo que en principio parecía bastante posible, cada vez parece más improbable. Esto quiere decir que en los primeros minutos, parece que en cualquier momento va a aparecer el bichu que esperas, para más adelante sentirte como un gilipollas perdiendo el tiempo, después haberte hecho no sé cuántos kilómetros, de haberte levantado a las 5, de haber pasado un frío inmedible, etc. He vivido muchos de esos momentos de creerme el hombre absurdo. Se me viene ahora a la cabeza alguna espera de más de 3 días sentado sobre una nevera de plástico sin moverme...¿Me sentía yo? ¿O realmente era el hombre absurdo? U otra espera de 3 días dentro de 4 paredes a 0 grados, con ventisca en la calle, y sin fuego. En aquella además, no me comí una rosca. Confirmado, ha habido días en los que me gané la figura de AbsurdoMan. En esos denigrantes momentos, miro hacia atrás para darme cuenta de los resultados que al final me han acabado dando esperas pasadas. Es mi truco para no desesperar.

En estas estaba esta mañana, en la fase de sentirme gilipollas digo, cuando una Urraca alarmada me hace prospectar un sector del monte mediterráneo que me hospeda con los prismáticos. ¡Ahí está! Un Lince Ibérico avanza con la boca abierta para ventilarse hacia donde yo lo espero. Está a unos 50 m, y tiene toda la pinta de que me va a pasar cerca. La verdad es que no estoy muy escondido, pero después me doy cuenta que no importará demasiado, el bicho me ha visto, y para mi sorpresa, no influyo en la ruta que lleva en su GPS. Asombrado, contemplo como sin ocultarme, puedo disfrutar de un Lince Ibérico pasando a menos de 10 m míos con aparente normalidad. Desde luego, impensable con la mayoría de las especies. Algo hay en esta especie que hace que no tenga miedo a nadie, y está claro que el que no se les moleste y cace, tiene mucho que ver. Sobra decir que también es verdad que mi ropa era muy discreta, estaba medio tumbado, no hice nada de ruido... pero vamos, que el animal, verme me vió.

Es importante no compartir el lugar del avistamiento. Lo que de una manera eventual no es una molestia, puede ser peligroso al normalizarse. Dado lo goloso de la especie, lo cercano de la observación, y lo fluida que corre últimamente la información, me veo en la obligación moral de ni tan siquiera dar pistas sobre el lugar.

martes, 15 de junio de 2010

Las noches en la Sierra de Segura

Atardece en la Sierra de Segura. Mis compañeros y yo, hemos pasado un expléndido día de hacking enfrente de una pared en la que tenemos 2 pollos de Quebrantahuesos. Ellos preparan las mochilas para bajar al pueblo; yo, preparo el saco para dormir aquí, en la sierra, una noche más. Desde pequeño me gustó la noche en el monte. No ves, pero hueles la vida.
El sol se acerca al horizonte, y me quedo sólo. Los Quebrantahuesos han escogido lo más escarpado del cantil para dormir a salvo de posibles depredadores. Los canchales resuenan, los bichos ya los están atravesando. Normalmente son Cabras Monteses, en ocasiones Muflones, pero hoy se trata de un Jabalí. Un magnífico marrano adulto pasea sus navajas por la pedriza. Hay aún bastante luz, por lo que deduzco que habrá pasado el día encamado "cerca" de nuestro campamento base. Una Codorniz en los bancales del fondo del valle, un Autillo en las choperas, algún sapo Alytes por la misma zona...Los Ciervos y Gamos salen a pastar en las praderas semiabandonadas de aquel paleopueblo en ruinas. Ya con poca luz, un Chotacabras Gris viene hacía mí posándose a 7 m sobre una roca pequeña. Ya sólo veo el horizonte, las nubes, y a lo lejos, los rayos de una tormenta, que finalmente no llegó a mi zona.
Me embuto en el saco precipitadamente, pues una nube de agua barre mi ladera. El monte calla, y sólo un Cárabo, ya denoche, y al acabar de llover, se atreve a romper el silencio que parió la última gota.
Os pongo una fantasmagórica foto del atardecer desde mi atalaya. Si pincháis la foto, veréis el vespertino paisaje con más detalle.

lunes, 14 de junio de 2010

Se acaban las lluvias por el sur

Después de varios días lloviendo en la Sierra del Segura (Jaén), parece que mañana las mismas remiten. Las botas húmedas, las perneras empapadas, parecen ya tónica habitual. En la mochila, siempre con ropa de repuesto. El sol quiere empezar a salir a algún rato, y este es aprovechado por los animales de sangre fría para calentarse sobre las rocas húmedas aún. Es el caso de esta Salamanquesa Común. De piel oscura, rugosa, parece un bulto más de la gran piedra sobre la que se solea. Fuerte mimetismo. Su pupila vertical exageradamente cerrada, nos dice que es un animal preparado para ver en condiciones muy pobres de luz. Aquí, parece ser una especie más o menos común, pero a alguien como yo, venido de la Cornisa Cantábrica, no puede dejarme indiferente.

sábado, 12 de junio de 2010

El Cóndor de Rubén

Rubén, ingeniero burgalés, y ante todo arandino, fue compañero mío de trabajo, y aún más de aventuras en el monte durante una etapa importante de mi vida, que fue la vivida en la provincia de Huesca. Persona llena de inquietudes, y con gran dedicación a la amistad. Siempre se puede contar con él. Por todo ello, con el tiempo, se ha convertido en un amigo.
Su última aventura, ha acontecido durante esta última quincena. Se ha desarrollado en Perú, dónde ha visitado varias zonas del país. El otro día me llegó un mensaje desde allá. Hablaba sobre la envidia que me iba a dar. Efectivamente, al ver la foto, es lo que sentí...¡ah pícaro cómo lo sabías!
El Cóndor Andino Vultur gryphus, es el ave rapaz con más envergadura del mundo, llegando a tener hasta 3,30 m de envergadura (casi medio metro más que nuestros más grandes buitres). Es un ave carroñera, y llega a volar a alturas de hasta 7000 m s.n.m. El ejemplar de la foto es un macho, se sabe por la cresta carnosa que porta en su cabeza. Al contrario que la norma en rapaces, el macho de esta especie, es mayor que la hembra, llegando a pesar entorno a 15 kg. En Perú, su población ronda los 100 ejemplares, por lo que Rubén, ¡has sido muy afortunado! Un abrazo, y gracias por compartir la magnífica foto.

viernes, 11 de junio de 2010

Lagarto Ocelado

Ya estoy aquí de nuevo. He bajado del monte después de 26 horas allí. Descanso, y mañana vuelvo a la carga. Aquí el tiempo está revuelto. Hay lluvias primaverales que empapan la vegetación, y que hacen que uno se moje por allá arriba. He visto el pronóstico, y dan un tiempo parecido al menos para los 3 próximos días...Entre chaparrón y chaparrón, rayos de sol se dejan sentir en los canchales de la sierra. Una Víbora Hocicuda de precioso dibujo en fondo gris oscuro se solea en uno de ellos. Tiene un tamaño hermoso, y así voy yo a dar el paso que me haría pisarla, emprende la huida para protegerse bajo una roca al lado de la tortuosa senda. Una de las comunidades faunísticas que más puede llamar la atención a alguien del norte en las sierras andaluzas, es sin duda la de los reptiles. Ver por ejemplo un Lagarto Ocelado en Cantabria, se hace harto difícil. Sin embargo, por estas tierras, parece algo muy habitual. Utilizando una técnica parecida a la que me dió el éxito de la Comadreja, me aproximé a este precioso macho. Cuando salió de su escondite, en lugar de huir hacia el otro lado como suele ocurrir, se vino hacia a mí sigilosamente. El momento en que activo el obturador, el saurio de lunares está frente a mí, a poco más de 2 m de mi jeta. Comparto los resultados con vosotros.

jueves, 10 de junio de 2010

Festival cromático

Andalucía, cómo el resto de la Península Ibérica, está en mitad de un festival cromático. La gente que conoce la zona, está impactada con los verdes tanto por su intensidad, como por su durabilidad. Otros años, los verdes por el sur se asoman levemente a los campos, para tornarse amarillos casi de inmediato. Este año, debido a lo lluvioso tanto del invierno como del mes de mayo, esto está mucho más húmedo que de costumbre, y parece que aguantará sin problemas hasta la primera parte del verano. Después, veremos que pasa.

En el apogeo de este festival, tanto las flores como las mariposas, ponen notas muy especiales al paisaje. Son concentraciones de pigmentos, que hacen de estos seres joyas naturales. Os pongo una foto de una Papillo macaon que saqué estos días atrás en una sierra andaluza.

martes, 8 de junio de 2010

La vida de las rachas

Hay cosas en la vida que suceden en racha, o que simplemente no suceden...
Ese día que escuchas una palabra que no habías escuchado nunca en la vida, y que de repente aparece en tus conversaciones hasta 3 veces esa semana...
Esa persona que hacía años que no veías, la saludas efusivamente como si no la fueras a volver a ver en otros 5 años, y de repente te cruzas con ella 2 veces más ese mes...
Ese conductor que nunca pinchó, y que un mes lo hace en 3 ocasiones...
Y luego viene mi caso. 20 años saliendo cada semana al campo, y nunca (algunos no se lo creían) me había tropezado con una Comadreja. Resulta que hace 2 semanas tengo una visión fugaz de uno de estos pequeños animales en un bosque pirenaico-francés, y hace 2 días, ¡vuelvo a ver otra en una huerta valenciana! La francesa se enfocó en mi cámara, y en las centésimas que tardé en pulsar el disparador, salió del encuadre de un salto, fue increible, fue un quiero y no puedo, pero me quedé muy contento con la buena, aunque fugaz observación que tuve. La valenciana estuvo mejor...pues pareció ser el postre de aquel petit apéritif gabacho. Bastantes minutos de observación a corta distancia, que creo que compensan de largo la nula experiencia hasta ahora con la especie. La opinión de la gente con la que hablo, dice sobre lo raro de que no la hubiera visto hasta ahora con todo lo que salgo al campo, pero también se asombra sobre lo raro que es poder observarla a unos 3/4 m de distancia tal y como os muestro en esta foto. Ayer os puse la foto del bostezo, que fue el momento más espectacular de la observación, pero desde luego, esta fotografía la supera con creces en cuanto a definición. Valorad vosotros mismos.

lunes, 7 de junio de 2010

El botezu de la bonuca

Después de 4 días gozando de expléndidas comidas, horchatas, mañanas de pájaros, tardes de películas, y noches de charreteo y cervezas por tierras tanto turolenses como por las valencianas en compañía de amigos/as, partí con pena por lo corto de la estancia, y con sudor por las elevadas temperaturas. Debido a éstas últimas, tuve que hacer una parada cargada de azar en un pueblo de nombre Vallada para refrescarme un poquito. Cerca del pueblo, unos roquedos desviaron mi antención, y el rumbo de mi coche. Me interné por una red de caminos rurales que me llevarían a un punto en el que no podía seguir el coche. Aparqué, saqué el telescopio, e investigué la zona. Cuando ya pensaba marcharme, el rabillo de mi ojo adivinó algo corriendo a 20 m míos. Se trataba de una Bonuca. Muchos y muchas ya sabéis lo que es, para los que no, aclaro que es el nombre que se le da en la comarca del Nansa (Cantabria) a las Comadrejas Mustela nivalis.

Tras casi media hora de tedioso acercamiento hincando las rodillas en el lodazal que había creado una tormenta por la noche, conseguí acercarme a este singular mustélido, que hacía vida normal al mediodía, con una torrada (barbacoa) de una familia de unas 10 personas que freían y charlaban a unos 40 m de mi particular rececho. La vegetación arbórea de las huertas evitó que diera el espectáculo paparazzi más guarro que habrían presenciado en su vida.

Al final saqué gran cantidad de fotos a corta distancia con mi teleobjetivo. Aunque no es la más nítida, os pongo la del bostezo, porque presenciarlo a través del visor, fue un momento épico, como digo yo en estas ocasiones, ¡un nuevo Momento de Gloria!



domingo, 6 de junio de 2010

Disfrutando con los Cernícalos Vulgares

Excelsas observaciones. Estos últimos días he tenido el placer de compartir unas matinales jornadas de campo con el conocido etólogo y gran amigo Gabi Llorens. Pasamos 2 mañanas en una colonia de Cernícalo Vulgar Falco tinnunculus que estudia desde hace varios años. La mayor atención la ocupaaban las cebas a los pollos. Pollos que varían desde una edad de menos de 3 semanas (estimación mía desde la inexperiencia con la especie) hasta los que incluso ya han salido del nido. Cuando llegamos, presenciamos la primera salida del nido de uno de los pollos. Salida trepadora y roquera, al más puro estilo "Búho Real".
Esta pequeña ave rapaz, no es gregaria, y el que se asocien en una colonia de cría, es bastante raro en Iberia. Aunque este año el número de parejas es inferior al de otras temporadas, no deja de ser uno de los puntos de nuestra geografía con mayor concentración de parejas. Estos años atrás, Gabi ha estudiado, entre otras cosas, su alimentación, concluyendo con un trabajo, en el que se comprueba, que "sus" Cernícalos tienen una dieta mucho más ornítica que lo descubierto por otros autores en otros lugares. También ha plasmado conclusiones sobre el comportamiento y fenología que rigen en la vida de esta colonia. Si tenéis interés en ver los resultados, lo podéis consultar en este artículo de la revista El Serenet.