Los amigos del blog son:

lunes, 28 de marzo de 2011

Salí a mear, y era pa'cagase

Hace unos días salí de casa surfeando sobre el jocicu de la primavera, pero montaña arriba, topé con el rabu del inviernu.
A media tarde, se cubre de nubes, y una imponente cellisca me coge a unos 1700 m de altitud, en el espinazu de la Cordillera Cantábrica. Frío viento cargado de nieve apuñala brañas. Cielos claros se tornan al gris, y grises rocas, en 5 minutos lo hacen al blanco.
A las 6, aún de día, no me queda otra que meterme al saco. Miro un poco las fotos que saqué a lo largo del día para pasar unos minutos. Narcisos Menores, fotos de la luna por la noche, paisajes...
Desde el saco, el oído se percata del vientón que afeita la montaña, pero no así el tacto, que bajo el emplumado textil, aguanta impasible la tempestad. Pronto decido dormir.
Al amanecer, todo blanquito. No nieva ya, se ha quitado parte de la nubosidad, pero el viento va a impedir que yo pueda hacer nada que no sea empezar a bajar hacia el coche. Resistiéndome a ello, decido quedarme un rato más en el saco (pese a llevar ya 12 horas dentro de él) para ver si para el viento y poder así disfrutar la mañana.
Aguanto 2 horas más, pero de ahí no puedo pasar. 14 horas en un saco de dormir, son muy largas...así que decido levantarme. Cuando salgo a mear, evidentemente sin óptica alguna, escaneo con mi vista el alrededor, ¡y voala!
Sorpresa mayúscula. Una loba está quieta, cruzanda ante mi posición, y a tan sólo 40 metros de distancia. Ha visto algo raro y no me quita ojo durante una breve pausa. Por medio no tenemos nada de vegetación, y su invernal pelaje se dibuja perfectamente contra un níveo suelo. Estaba en una situación, que como digo en el título, no era pa'mear, sino pa'cagase. No porque hubiese ningún peligro, pues un lobo, bien en sabido por los expertos que no entraña peligro alguno para nosotros. Si, sin embargo, por la emoción que me llena ante un pedazo de animal nada fácil de ver, y que para mi sorpresa, no sale corriendo al no identificarme como persona (o eso parece). La loba, identificó algo raro en el paisaje como digo, y por ello me miraba de vez en cuando, pero ella no vio una persona, caso en el cual, habría salido huyendo. El trote lobero que traía consigo, prosiguió montaña arriba para acabar subiendo por unas laderas de nieve y perderla tras 10 intensos minutos de observación. Pensando en todos vosotros, me da tiempo a hacerla tanto unas fotos como unos vídeos. El fuerte viento, provoca que haya una inestabilidad tal en el equipo que no permite conseguir hacer nada de buena calidad. Os adjunto un par de documentos. Espero que los sepáis disfrutar. Quedará grabado a fuego como un Nuevo Momento de Gloria.
video 




13 comentarios:

  1. Esa sí que es una buena observación de lobo. Me da mucha envidia. Enhorabuena, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Pa'mease, cagase y correse... Enhorabuena por la observación y los documentos gráficos, Máximo.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el "nuevo momento de gloria", jeje. Guapa entrada sí señor...

    ResponderEliminar
  4. Venga Máximo, confiesa. Tiene pinta de perro asilvestrado. Tal vez un pekinés o un chihuahua.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, seguro que este momento no lo olvidarás nunca.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Menudo momento ehhh. De los que no se pueden olvidar y mira que de esos tienes tu unos cuantos. Tenía que hacer un frío .... sin comentarios, pero me has dado una envidia que si que te puedes imaginar.

    Un besote muy fuerte y espero que hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Claro, como hiba a salir corriendo el peludo, te confundión con uno más entre los peludos. jejeejeje.

    Alguna vez me ha pasado que en un encontronazo con un lobo éste no ha salido corriendo al verme. Parecen saber con quien tienen que tener más cuidado y con quien no corren peligro.

    ResponderEliminar
  8. A sus pies maestro.
    Marcho un par de días a la montaña asturiana y me conformo con la loba la mitad de tiempo al doble de distancia y... bueno, aún así, de antemano no firmo nada.
    Enhorabuena Máximo

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena y que este sea uno más de los muchos momentos de gloria que te quedan por vivir!

    ResponderEliminar
  10. Fantastico! menuda observación,maravilla de bicho

    ResponderEliminar
  11. Felicidades, que al mal tiempo buena suerte.

    ResponderEliminar