Los amigos del blog son:

miércoles, 8 de abril de 2015

Más de lo mismo

Si hace no tantas horas os ilustraba un encuentro con una pescadora Pandion haliaetus, ahora hago lo mismo, pero con un vídeo que grabé en mi última jornada de campo. Acosado por las urracas, este ejemplar acabó tirando (¿o se le cayó?) su presa. Espero que lo disfrutéis.

lunes, 6 de abril de 2015

Pescadora

Circulo con un compañero y localizo desde el asiento del copiloto una rapaz posada en el borde de un viñedo. Clara y con posición horizontal, pronto confirmo mis sospechas...Se trata de un águila pescadora. Es la foto de un día más, rodeado de aves.
Estamos en pleno paso prenupcial, y no es rara esta cita en la Mancha Húmeda.

sábado, 4 de abril de 2015

Huella de...

Y como no solo de aves vive el hombre, no he podido dejar de compartir con vosotros esta huella que tan interesante me he econtrado en una zona de ecotono (arroyo+cultivo+zona palustre). A lo que más se parece es al gato montés, aunque no sé si lo tendré por aquí.
Se ve la mano a la izquierda pisada por el pie, de 37 mm de longitud. Además, dedos muy separados y definidos, lo que descarta a especies comunes como el zorro, que tiene más pelo en la planta, dejado unos dedos más definidos. Ausencia de uñas.Aunque no se ve la almohadilla posterior bien del todo, da la sensación de verse dos lóbulos contiguos a la misma altura, aparte de no apreciar escotaduras en los deditos, descartando así a la gineta.
Sólo queda confirmarlo, descartando entre otros la posibilidad de que sea un gato doméstico grande.
Se agradecen opiniones.

Era de cambio

Situándome ya, he pasado de los bosques cantábricos a los carrizales de humedal de interior. De los quesucos de Liébana al queso manchego. Y del pico mediano al bigotudo. He llegado a una tierra de leyenda. Allá por donde Don Quijote campara a sus anchas "viendo" gitantes, yo "veré" la Peña Giniestra en golpes de imaginación que vendrán a mi memoria.
Ha sido un cambio muy radical, y me estoy adaptando aún para saber leer cada mañana este paisaje, como hacía ya con comodidad en Liébana, una tierra que he llegado a sentir mía, en parte gracias a todos los vecinos de la comarca. Afortunadamente hay una cosa que no cambiará, y es que seguiré disfrutando de nuestra fauna. Os dejo unas evocadores imágenes de lo que ahora perfora retina y tímpanos. Como podéis ver, también tiene mucho encanto.
Un abrazo a todos los lectores, disculpas por abandonaros todo un mes, y bienvenidos a esta nueva era.