Los amigos del blog son:

lunes, 17 de abril de 2017

Muestro heterodoxo de anfibios

Salidas nocturnas en días lluviosos, búsqueda con linternas en zonas húmedas, puntos de escucha, búsqueda de puestas para su identificación. Hay varios métodos de muestreo para determinar qué especies de anfibios hay en una determinada zona. La aplicada el otro día, fruto, por supuesto, del azar, era nueva para mí.
Sentarse escondido en la ribera del río, y esperar a que un martín pescador te diga lo que hay en su río. Estoy allí sentado con un amigo. La banda sonora de fondo es la tenue corriente del río. Los artistas que más o menos de contínuo reclaman son un buitrón en torno a la zona de juncos, y una familia de tarabillas de deambulan por los alrededores del nido. Los hijos con cortos vuelos, y los padres indicándoles por donde deben y por donde no deben ir. De vez en cuando una lavandera blanca, cada poco tiempo el sonoro paso de los primeros bandos abejarucos, y de repende, se escucha tomar la última curva del río al camicace azul, que por suerte, las tomas todas pitando. -"Piii piiii piiii".- Tan sólo 3 segundos después...¡zasca! Posado enfrente de nuestro aguardo, presumiendo de percha...¡y de cuerpo!
Sin pausa, mira hacia abajo una vez, otra, y muchas más, pero sólo algunas, se lanza al agua. En nuestros últimos intentos por sacarle fotos, por tres veces apareció con renacuajos. Unas imponentes larvas de Pelobates cultripes (Sapo de espuelas), que saca uno tras otro de un remanso del río Alburrel. Todo esto (y más) en la Reserva Fotográfica de El Millarón.


martes, 11 de abril de 2017

Rastros comadreja

O quizás no, quien sabe...
El caso es que hoy campeando por la Sierra de San Pedro (Extremadura), encontré un rastro de esos que pocas veces se encuentran. Eran los excrementos minúsculos de un carnívoro. Alargados, con restos de otros mamíferos, y de un diámetro máximo de 5 mm, pero siendo más habitual el de 4 mm.
Pensar en garduña, gineta, meloncillo, e incluso en el más próximo turón, hacen irremediable imaginárselos con el culo demasiado apretado.
No obstante en este campo recomiendo ser cauto, porque la vida en el campo me ha dado muchas sorpresas mostrándome casos que de no haberlos visto en directo, no me los creería.

miércoles, 5 de abril de 2017

Cantábrico

Por fin llegó el momento, y nuestra casa, se plasmó en la gran pantalla.
"Cantábrico" es el título que han dado a una película documental que versa sobre varios aspectos del día a día en la Cordillera y Cornisa Cantábrica. La vida del oso pardo, las cacerías de lobos, la reproducción de los salmones o la vida en las escarpadas cumbres de los rebecos, entre otros ejemplos, son plasmadas con gran acierto por este equipazo. Dos años de rodaje en menos de dos horas de proyección. Una selección de lo mejor que consiguieron, una síntesis, y por lo que se ve, un éxito. Enhorabuena no sólo al equipo de filmación, si no a todos los profesionales y compañeros de afición y profesión que han aportado su granito de arena para que ahora todos, podamos disfrutar de esto.
A quien no haya ido aún a verla y le guste la naturaleza, le recomiendo que lo haga antes de que la quiten de los cines, porque van a encontrar poco tan impactante sobre nuestra fauna.
Acompaño con una fotografía de gato montés que saco de archivo. Un archivo jpg de poca calidad, pero que me transmite mucho por todos los recuerdos de lo vivido en este escenario, la Cordillera Cantábrica.

martes, 14 de marzo de 2017

Quisiera ser...

Hace de esto más de medio siglo. La mayoría no habíamos nacido, y en la farándula cogía protagonismo la reina de la sierra. Una famosa canción decía: "quisiera ser un águila real para poder volar cerca del sol".
Protagonista de fiestas en salas de baile, pero de críminales desenlaces en su propio hogar. Eran años, en los que era perseguida de manera infame. Tiempos negros para los animales a los que la naturaleza había creado para matar. Cepos, trampas, venenos, munición e ignorancia, fueron componentes de la fatídica receta. Sólo un movimiento social liderado por el especialmente hoy 14 de marzo renombrado Félix Rodríguez de la Fuente, impusieron un punto de inflexión en la trayectoria generalizada de destrucción de las poblaciones de animales carnívoros. Aquella lacra nunca desapareció. Sin embargo, sólo mentes residuales siguen manteniendo aquellas malas costumbres.
Así, las poblaciones de muchas especies se han recuperado en las últimas décadas. Entre ellas las de las grandes águilas, que en casos concretos, rondaron el punto de no retorno hacia la extinción.

Estamos en la Sierra de San Pedro, y a media mañana, una dehesa extremeña es sobrevolada por un macho de águila real. Busca algo que atrapar para ganarse el orgullo de una hembra que lleva dos semanas echada sobre una enriscada plataforma de ramas. Si todo va bien, y avanzada la primavera, un príncipe, dos quizás, se lanzarán al vacío para intentar afrontar la aventura de la vida. Hoy el objetivo es tener a esta bestia a escasos metros para poderla fotografiar. Sin embargo la pasión, infantil, perenne, y eterna, consienten que unos lejanos vuelos sean motivo suficiente para la satisfación. Ver las evoluciones de un ave salvaje con semejante entidad, hacen a cualquier enardecido naturalista emocionarse y hacerle sentir que estos momentos, todo lo compensan.
Al fondo, el pueblo de Castelo Branco (Portugal), cuya población supera los 30.000 habitantes.