Los amigos del blog son:

sábado, 31 de enero de 2015

Tira nieve con cojones...

-¿Paró ya de llover?
-Sí. Ayer calleron como 70 litros aquí (aún así lejos de los 136 que cayeron en Ramales de la Victoria), pero a eso de las 2 de la madrugada me asomé y aunque aún no cuajaba, ya caían trapos.
-¿Y ahora?
-Sigue nevando bien. 15 centrímetros teníamos al mediodía, y si el pronóstico se cumple, rondaremos el medio metro de nieve al remitir el temporal.
-¿Y si te quedas aislado? ¿No te da miedo?
-¿Cómo me voy a quedar aislado, si ya estoy aquí?

Si me llega a pillar abajo y quisiera venirme ahora, quizás ya no podría subir. Buf...otra vez que casi me quedo aislado en la ciudad.

viernes, 30 de enero de 2015

Salto de corzo

Llueve a mares en las montañas de ahí fuera, y ello acompaña para preparar material fotográfico que está descargado, pero esperando a ser procesado. He montado una secuencia de fotos en las que una corza capreolus capreolus galopa no muy rápido cuesta arriba. Podemos decir que es un galope porque en él hay una fase aérea en la que el cérvido avanza por el aire durante unos instantes sin contactar ninguna de sus extremidades con el suelo.

Si quisiéramos complicar más la clasificación básica de tipos de desplazamiento de "paso-trote-galope", veríamos que en realidad no es un galope sino un salto, dado que casi la totalidad del impulso de avance lo hacen los cuartos traseros, estando los miembros anteriores para poco más que recomponer la posición del cuerpo y prepararlo para un nuevo impulso, que abordarán las extremidades posteriores.
En un galope puro, quizás no posible en una cuesta arriba como la de la foto, la velocidad sería mayor, y las patas delanteras colaborarían en el impulso de la corza hacia el frente. Por otra parte, la fase aérea comenzaría al despegarse del suelo los miembros anteriores, y no los posteriores como ocurre en el salto.
La distancia de avance en este caso, y teniendo en cuenta una altura a la cruz estimada en 68 cm, sería de aproximadamente 1,80 m. Hay que tener en cuenta que está decelerando (el último grupo de huellas, con distinta configuración, así lo atestiguan), y que es cuesta arriba, por lo que deducimos que esta distancia en ciertas circunstancias puede ser mucho mayor.
Todo esto es un poco complejo de entender, al menos para mí, sin estudiar videos a cámara lenta, en su defecto secuencias de fotos como esta, y si además no cierras los ojos para intentar imaginarte al bicho.

miércoles, 21 de enero de 2015

Despegues en la nieve

Uno de los rastros más elegantes de ver, son los de un ave despegando en la nieve. Las puntas de las alas, compuestas por las rémiges primarias, se quedan marcadas en la nieve como si fueran dedos que empujan al ave hacia el cielo.
El otro día me encontré con este rastro:
Es el despegue de un ave de tamaño medio. A priori parecía imposible saber a que especie pertenecía. Y ciertamente, tras un minucioso estudio del mismo, llego a la conclusión de que pese a creer que hay muchas probabilidades de pertenecer a un arrendajo, no podría llegar a asegurarlo.
Lo primero que hice, fue especular con la especie que lo hizo basándome en el conocimiento del medio en que se produjo. Del total de espcies que hay en esa zona, descartaba por supuesto todos los pajarillos pequeños, pero también los muy grandes. Descarto las perdices pues no saltan para despegar, sino que corren.
-Envergadura:
La separación marcada entre las alas, nos ayuda a hacernos una idea de lo que podría ser. Un túrdido, quizás un córvido... Leo que el zorzal más grande allí presente, el zorzal charlo, tiene una envergadura de 42-47 cm. La marca dejada, que abarca 43 cm, no es la envergadura, pues está claro que si el ave está despegando, marca las puntas en el suelo con el cuerpo por encima del mismo, pues si no estaría marcada la panza en la nieve. Por lo tanto las tiene semiflexionadas. ¿Cuánta envergadura tiene el ave que marcó esto? ¿50? ¿60? Mucho más tampoco, pues si tuviera tan hacia abajo las alas, el cuerpo estaría muy elevado ya y no marcaría las patas como ocurre en esta escena. Una cosa está clara, y es que el ave estaba despegando, dando saltos alternado con aletazos. Vuelo raso por lo tanto. Otro candidato es el arrendajo. Envergadura documentada en 54-58 cm. La siguiente especie posible, la chova piquirroja maneja envergaduras por encima de los 70 cm, medida exagerada para que hubiese dejado esta marca.
-Distancia entre pies:
Así pues, la duda principal está entre arrendajo y zorzal charlo, que parece tener pocas probabilidades de dejar esta huella. Por descartar, mido la anchura entre pisadas, la distancia entre los ejes de sus pies al salto, que resulta ser de 36 mm. Se me antoja medida ancha para un zorzal charlo, pero no me ayuda nada, porque no tengo ningún dato/tabla en la que compararlo.
-Huellas:
Muy poco marcadas, nos aportan poca información. Parecen medir 5/6 cm. La medida podría ser, pero la distribución aparentemente abierta de los dedos, no nos encajaría con las huellas del arrendajo. No obstante, y dadas todas las variables aquí presentes (el sustrato, el movimiento, etc), parece poco fidedigno basarnos en las huellas por lo poco definidas que están.
-Distribución de las plumas:
Este parece el punto que definitivamente me ayuda a descartar al zorzal charlo, y que apoya la teoría de que sea un arrendajo. Si nos fijamos en las primarias marcadas, la primera marcada (que en realidad correspondería con la segunda primaria "p2") es mucho más corta que la "p4". Medido con ayuda de software, unos 4 cm más corta. Fijémonos en estas dos fotografías colgadas en internet de zorzal charlo y de arrendajo. Fijarse también en la separación entre al menos 6 plumas primarias. Parece que el zorzal charlo separaría con claridad menos "dedos".

jueves, 15 de enero de 2015

Polluela bastarda

O como diría el papa Porzana parva.
Ave palustre realmente difícil de observar, y menos con la claridad que lo hice ese día. Fue hace casi 3 años. Tengo una serie de fotos de este ejemplar muy buenas, y no sé por qué se habían quedado archivadas ahí junto a miles de fotos inservibles...A veces siento que necesitaría días de 80 horas cada uno para que la vida cundiera, ¿me pasa a mí sólo?