Los amigos del blog son:

martes, 16 de agosto de 2016

Nutria a la saca

Con esta ordinaria expresión cito una "fortuita" topada de hace 3 días. Vulgar manera de hablar, sin embargo, para selecto momento. Un encuentro especial. Y es que allí, sentado a la orilla del río, giré la cabeza y apareció este cautivador animal.
Suerte además que me ofreció más de una oportunidad para sacar varias fotos ya en el crepúsculo. Creo que de todas, esta es la única que vale la pena.
Escribir "fortuita" entre comillas tiene su explicación. Todo gran encuentro parece fortuito en ese momento concreto, pero lo va siendo menos en el conjunto de tiempo que has invertido para dar con un momento así. Es un animal, que nunca me cansaré de ver. Al que aún no lo haya conseguido, ¡ánimo! Mientras, a disfrutarla en sueños, que de alguna manera, también cuentan...
Como curiosidad, si os fijáis, justo está marcando el territorio depositando unos excrementos rojos (color dado por la alimentación fundamentada en cangrejo de río) sobre una piedra al lado de otro excremento más oscuro que se ve un poco a la izquierda y más cerca.

viernes, 12 de agosto de 2016

Zorradas

El zorro, Vulpes vulpes, carnívoro oportunista. Antes príncipe, ahora rey. Heredero del ya extinto lobo ibérico en la Sierra de San Pedro. Bello peluche matador, que no duda en carroñear si se presta la ocasión. En las últimas semanas, estoy muy cerca de cuatro hermanos ya crecidos. Aunque mantenemos las distancias, creo que nos conocemos ya. Me entusiasma ver como pelean por la comida, las estrategias y relaciones intraespecíficas, y lo bravos que son en la lucha contra otros animales carroñeros: meloncillos, buitres leonados, e incluso buitres negros con cerca de 3 m de envergadura, han sido sus humillados rivales frente a mi siempre atónita mirada. Os dejo una foto que pude sacar en una contienda entre dos de ellos al amanecer. Escondido e inmóvil, veo como a pocos metros se genera esta trifulca. Uno de los zorros, resarcido ya de comer en una carroña, toma la decisión repentina e in extremis de dar un giro para así evitar encararse a la despiadada carcajada de su propio hermano.
El zorrode la izquierda, evita encararse con la despiadada carcajada de su hermano.

viernes, 5 de agosto de 2016

Meloncillo (¡superior!)

Clickar para ver más grande.
Cuando los proyectos profesionales y los personales coinciden, se trabaja mucho mejor.  Y se disfruta, como diría mi buen vecino Leandro, SUPERIOR.
Meloncillo Herpestes ichneumon en la Reserva Fotográfica El Millarón.

Egyptian mangoose in the Photographic Reserve El Millarón (Extremadura, Spain).


jueves, 30 de junio de 2016

Guerra a la guerra



Sentado en un aguardo extremeño espero a que una rapaz venga  a escasos metros de mi cámara. Ver con detalle las garras, los ojos, el pico, el plumaje, es objetivo para muchos fotógrafos. También hoy para mí.
Sin embargo, e independientemente de lo que los bichos quieran hacer, ellos siguen su vida más allá de nuestros 20 primeros metros, que es donde están centradas atención y esperanza de fotógrafos.
Son las 8 de la mañana, y un milano negro pasa a 100 m del escondite que me cobija. De repente, aparece a rebufo un bélico y raudo punto que con ansia ataca su lomo. Me da tiempo para apuntar, enfocar, y disparar. Es un alcaudón común, abundante en tierras extremeñas.

No es el tipo de instantánea que la mayoría de fotógrafos busca, pero la verdad es que para mí, esta foto tiene una historia (y por lo tanto carga de sensaciones) que me parece digna de compartir. Tiene poco valor probablemente para el fotógrafo actual porque está muy lejos, y no se ven muchos detalles (entre otras cosas). Pero me da igual. Cada uno tiene su estilo, ¡y esta foto encaja en el mío!
Una interpretación superficial diría que el milano pasaba por allí, y que el alcaudón, pajarillo con muy mala folla(*), le hizo un ataque porque sí. Sin embargo, un mayor conocimiento del medio y la observación del entorno, nos harían darnos cuenta de que la familia de alcaudones estaba haciendo sus primeros y torpes vuelos por allí; que el milano, oportunista él, pasó por si veía algún despistado; y que un progenitor, enfurecido en su afán por salvar la vida de sus hijos, no se lo pensó y salió a por Golliat. La táctica funcionó. Y es que en la batalla, no siempre gana el gordo.
(*)Lectores apreciados me apuntan que la expresión mala folla resulta malsonante. No sólo eso, si no que descubro que puede que incluso sea incorrecta. No por cambiarlo y dar la razón a gente con alta sensibilidad en la captación del lenguaje ajeno, pero si por aclararlo, diré que es una expresión que escucho mucho en Granada, y que se utiliza para referirse a una persona con mal humor.