Los amigos del blog son:

jueves, 30 de octubre de 2014

Locomoción canina: el trote

El siguiente tipo de locomoción que nos describe Lupa, es un movimiento de trote. Es el tipo de desplazamiento preferido por los cánidos, y se caracteriza por ser más rápido que el paso, y por llegar a despegar a cada impulso las 4 patas del suelo a la vez durante al menos una mínima fracción de tiempo. Esto le diferencia del paso, en el que siempre permanecía alguna posada.
En el trote, distinguimos 2 fases:
1.- El pie izquierdo adelanta ligeramente a la mano izquierda por un lateral mientras el pie derecho se queda atrás, y la mano derecha se lanza adelante del todo.
2.- El siguiente movimiento sería el opuesto, salvo porque los pies siempre adelantan a las manos o por la derecha, o por la izquierda. A Lupa le gusta por la izquierda. ;-)
La distancia de avance es mayor que en el paso. En el caso de Lupa, medí el otro día una media de 1,33 m. En los lobos a priori sería algo mayor, aunque vuelve a depender tanto del tamaño del animal como de la velocidad del trote. Haciendo memoria, creo haber registrado muchas veces trotes loberos de 1,30. Esa menor medida la podría explicar el que un animal que trota a 1,30 en nieve podría hacerlo a 1,40 si fuera en arena dura.
Sin más rollos, os dejo con el vídeo en el que puede ver todo esto.


martes, 28 de octubre de 2014

Locomoción canina: el paso

Ayer estuvimos en la playa disfrutando de un tiempo fantástico, y aprendiendo cómo anda un perro. La maestra fue Lupa. Describiré en distintas entradas las características de los 3 tipos de desplazamiento que nos mostró: el paso, el trote y el galope.
Empezando por el paso, decir que es un movimiento poco utilizado y por lo tanto difícil de encontrar en el campo. Un lobo o un perro en el campo van a preferir desplazarse al trote de no ser una circunstancia especial como que se vaya a subir por una pendiente que le impida trotar o que se vaya a desplazar una distancia muy corta. Por ejemplo si está tumbado y quiere acercarse a la comida a 4 metros de distancia, va a ir al paso, porque no le merece la pena comenzar un trote.
Un perro va al paso normalmente si va atado, porque es el movimiento que más se adecúa a la velocidad de un paseo humano. Si va suelto, aunque nosotros vayamos despacio, el perro va a preferir el trote. Esto provocará que nos deje atrás cada pocos metros y él, para acompañarnos, se verá obligado a retroceder cada pocos metros para reencontrarse con nosotros. Es el vaivén típico de un perro. Ya sabéis: nosotros andamos sólo 5 kilómetros, pero ellos en el mismo trayecto, muchos más.
Durante el paso siempre tendrá alguna de las extremidades en el suelo, pudiendo tener contínuamente 2 ó 3 apoyadas en el momento más áereo del paso. Esto último depende de la velocidad que lleve, y mínimo ha de estar unido al suelo con una pata en todo momento, pues sino ya hablaríamos de trote. A paso lento, va a poner el pie por detrás de dónde tenía la mano. Si va un poquito más ligero hará registro directo. Se dice registro directo cuando pone el pié justo dónde había puesto la mano, será la última modalidad de paso antes de acelerar un poco más y pasar al trote.
Mido la distancia de avance. Esta es la distancia que hay entre la huella de cualquier extremidad, y la siguiente de esa misma extremidad. Por ejemplo, entre la mano izquierda y su siguiente huella de mano izquierda. En el caso de ir en registro directo, la medida resulta ser 1,02 m. Lupa tiene 57 cm de altura a la cruz, lógicamente si un lobo es un poco más alto, pues un poco más de distancia de avance tendrá. Dado que la estructura que forman columna-patas es similar, podemos decir que el mayor avance será proporcional. Así pues, si un lobo ibérico suele tener entre 60 y 77 cm de altura a la cruz, podríamos aventurar que un paso de un bicho de medidas intermedias nos daría una distacia de avance máxima de unos 120 cm (110/135). En velocidades superiores (ya trote), el pié quedaría más adelantado que la mano.
A continuación, os muestro un montaje de fotogramas que ralentizándolo resulta muy didáctico para entender la dinámica del paso. Si alguien ha entendido todo el texto sin necesidad de ver el vídeo a cámara lenta, ¡olé por él!

martes, 21 de octubre de 2014

Mirlo capiblanco

El otro día para hablar del retoque fotográfico os puse una foto muy mediocre entre otras cosas porque pretendía mostrar como se puede mejorar una foto, y creí que sería mejor hacerlo con una foto mala, aunque luego me he dado cuenta de que me equivoqué. Ensucié con ella, a mi modo de ver, el blog. Ayer saqué una que creo que puede dar la cara y tapar el estropicio del último día.
Es un grupo de mirlos capiblancos en la Sierra de Javalambre, un sitio, que sin duda alguna, se debería declarar santuario de túrdidos, porque para el que no lo sepa, allí se cazan.

domingo, 19 de octubre de 2014

Retoque fotográfico

-"¡Seguro que está retocada!"-dicen los que ignoran el arte de la fotografía.
¡Pues claro que está retocada chiquet! Todas las fotos que ves están retocadas. Las del periódico, las de las revistas, las de los anuncios, e incluso los fotogramas que componen las películas. Cuando se revelaban las fotos antiguamente, cada autor se revelaba sus fotos. Parte de su arte era la buena exposición, enfoque y encuadre, pero otra parte muy importante era el revelado. A ver quien va a creer, que un fotógrafo bueno antiguamente sacaba fotos y las llevaba a revelar a la tienda. El retoque digital de la fotografía actual, es algo que guste o no, es algo necesario para conseguir buenas fotos.
Hace poco hablaba con un amigo que quería cambiar su cámara por una mejor. Estábamos hablando de gastar bastante dinero, y yo le hice una pregunta.
-¿Por qué quieres cambiar tu réflex actual?
-Porque se me queda corta.- me dijo.
Sorpresa y excepticismo cuándo alguien iniciándose en la fotografía me dice que se le queda corta una réflex del año 2008. ¿Seguro que se te queda corta? ¿O será que no le sabes sacar todo el rendimiento?
Sigo con las preguntas, y me dice que no procesa las fotos con ningún programa informático. Hemos de saber, que las fotos en formato raw salen hipoenfocadas, y que varias características de la misma se pueden mejorar a día de hoy mucho para mejorar mucho la calidad de la fotografía, y ello no es hacer trampa. Se puede decir, que una foto no está hecha hasta que no pasa por un software.
Invito a este amigo a que aprenda a manejar un programa de estas características antes de creer que su cámara no vale para lo que el quiere por falta de calidad.
Para ello, cojo una foto cualquiera y de calidad mediocre sacada este verano en Algeciras. Es un aguilucho lagunero. A la izquierda sale el ave fotografiada sin retocar. El de la derecha, es el mismo ave retocado ligeramente. ¿Ves la diferencia entre lo que haces y lo que puedes hacer? ¡Un saludo!