Los amigos del blog son:

lunes, 25 de abril de 2016

De aquellas noches de sapos...

Si recordáis hace una luna os hablaba de las noches de sapos. Pues bien, esas charcas donde entonces se atrevían a llegar los primeros sapos encelados, siguen siendo visitadas por otros nuevos (¡o por los mismos viciosos!). Acontecidos ya los primeros nacimientos de aquellas primeras fiestas, un regalo a la vista al pasear a la luz del día: largos cordones de vida. Tubos transparentes, rellenados por miles de huevos. Os dejo una foto de una de las puestas para que podáis ver como son los que no las conozcáis.





Puesta de sapo corredor (Epidalea calamita)

miércoles, 13 de abril de 2016

Sin flash por favor

Un gran invento el flash, pero como toda herramienta, para saber cuándo y dónde utilizarla. En el caso de fotografía de huellas de animales es muy importante tener en cuenta las direcciones de incidencia de la luz, pues esta variable es la que nos va a dibujar el relieve en la fotografía. Las huellas en el suelo no suelen ser otra cosa que una alteración de su microrrelieve, de tal manera que una foto plana, muchas veces nos dice poco, si no nada.
Las fotos presentadas abajo, son las mismas huellas de armiño con, y sin flash. Obsérvese que en la fotografía de arriba no existe relieve y se hace muy difícil descifrar las depresiones. Un foco de luz en el mismo sentido que nuestro punto de vista provoca esto. Los flashes integrados en la cámara, no valen para la mayoría de los casos. La foto de abajo está hecha con luz natural. Esta es muy lateral, lo que provoca que se descifre perfectamente.

lunes, 11 de abril de 2016

Heladas débiles

Avanzamos hacia el solsticio de verano. Y estamos más cerca ya de este, que de su opuesto: el invernal. Los cambios, aunque a trompicones, dibujan una trayectoria gradual en los cambios del paisaje, que son los que conforman los eventos fenológicos.
Y ni siquiera en la fría Castilla pasa desapercibido este caminar. Heladas cada vez más débiles. Atrás quedaron aquellos amaneceres, habituales entonces, con temperaturas por debajo de los -5ºC. Hoy, apenas le da tiempo a la noche a romper la barrera de los cero. Y bastan entonces los primeros rayos de sol para disipar la fina capa de hielo, que sólo a la sombra de las jabinas (*) aguantan unos minutos más.

(*) jabinas: nombre local que se le da a las sabinas.

martes, 5 de abril de 2016

¡Soy yo el árbol y le apiñeo!

Una pena. Que un pueblo con un entorno tan bonito deje en uno ese recuerdo, es una pena. Como quien pinta una obra de arte y justo antes de exponerlo le mete un brochazo. Como quien guisa un plato excelente y a última hora le echa medio kilo de sal. Como tener un deportivo y ponerle ruedas de furgoneta. Aberrante para un pueblo que goza de un entorno culpable de casi todas sus visitas. Visitas que lo último que quieren encontrarse en su agradable paseo es un detalle así. No sé quien sería el autor de la ejecución de esta idea. Si lo que pretendía era llamar la atención con la originalidad de un grifo que sale de un árbol, no lo ha conseguido porque la atención se la lleva de pleno la crueldad con la que ha atravesado el tronco con la tubería. Quiero pensar que cada vez es más raro encontrar a artistas de esta escuela, y que todos aprendemos de estos errores.

Animo a este pueblo a que cuide estos detalles si aspira a más, porque lo tiene fácil.