Los amigos del blog son:

martes, 17 de enero de 2017

Celo imperial

Sin darnos cuenta, los primeros de los 365 días del año han pasado. Cada sol que se pone, un día que hemos tachado. Y cuando no queramos dar cuenta, tenemos la primavera contaminando cada rincón de nuestros campos. Y para que en primavera haya besitos y retoños, en invierno ha de haber delimitación de territorio en el áspero mundo de las águilas. Los días anticiclónicos, que aunque dentro del invierno, dejan ver sus tintes primaverales, son los más propicios para tal menester. Porteo de ramas por parte del águila imperial ibérica (Aquila adalberti) a su nido, que con ilusión está acondicionando. Entre viaje y viaje, ataques a otras aves que le pillan de camino. En el caso de la foto, un buitre negro (Aegypius monachus) estaba en el suelo a media ladera reposando, y una enfurecida imperial se deja caer del cielo sobre él con las armas preparadas. No hablo "águila", pero creo que decía "estás a 200 m de mi futuro nido, y tu presencia en esta ladera no me gusta del todo".

Del gran carroñero de casi tres metros de envergadura, no hay ni 2.000 parejas reproductoras en toda Europa. De la fiera águila, apenas se superan las 500 a nivel mundial. Y yo, como si me hubiera tocado el gordo, estoy en la ladera de enfrente disfrutando con semejante espectáculo. Me siento afortunado porque desde bien niño he soñado con vivir momentos como este, que por aquel entonces sólo parecían al alcance de productores de documentales. A día de hoy, puedo decir que disfruto a diario con fauna de este calibre. ¿Quién me lo iba a decir a mí? No sé el qué, pero entre todos mis errores, desde que cogía aquellos primeros tritones palmeados en el arroyo de mi barrio con mi mejor amigo, tanto él como yo, creo que algo hemos hecho bien para estar como estamos ahora. ¿Es o no es colega?
Sin embargo, la misma inquietud de siempre...Cuando tenía 9 años, si veía un ratonero desde nuestro SEAT Málaga no era feliz del todo hasta que no conseguía que lo vieran mis padres. El protagonista de una gran película puso en un cuaderno de campo en su idioma lo que venía a querer decir, que la felicidad sólo es real cuando es compartida. Y desde la soledad del monte,¿qué mejor herramienta para compartir que este blog?
Hoy hablando con una amiga, me transmitía que ahora lleva una vida que la hace muy feliz, pero que una realidad es que no tiene tiempo para salir al campo. Cuando ve fotos y lee aventuras en blogs o libros la hace sentir un poco metida en la piel del que corre la aventura, y de alguna manera, suple esa carencia. Me pidió por favor que no dejara de escribir en mi blog. Creo que basta con que arranque una sonrisa para que un escrito tenga sentido. Va esta aventura y foto para esta amiga, y sólo espero que siga manteniendo ese entusiasmo, y que pronto se lo empiece a transmitir al ahora pequeño Pablo.

lunes, 16 de enero de 2017

Mono de grulla

La pasada temporada tuve una experiencia inolvidable. Cada noche me encamaba al borde de una laguna manchega donde invernaron del orden de 2000/2500 grullas (Grus grus). Todas las tardes entre octubre y febrero, lejanos "grús-grús" aumentaban de volumen a medida que las difuminadas líneas de grullas se acercaban para acabar sobrevolándome a la par que dejaban caer patas y cuello para perder altura y terminar posándose en el fango cubierto por una lámina de 15 cm de agua. Allí podían dormir tranquilas. Si cualquier posible depredador nocturno intentaba acercarse, el ruido del chapoteo del agua las avisaría con antelación suficiente para huir. Lo podéis recordar aquí.
Pero ahora cambié de habitación. Encamo al pié de la Sierra de San Pedro. Y en este paraje, aunque no están lejanas, noescucho grulla alguna. Pasaron las semanas desde que me enterara de que ya andaban por la península, y casualidad o no, aún no había oído ni un simple "grú".
Había que ponerle remedio, y comenzado el año quedé para ir bien acompañado a ver miles de grullas. Estuve haciendo algún video de mala calidad de sus comportamientos. Ayer por contra, mi objetivo no eran las grullas, pero Extremadura, es ese sitio donde cualquier rincón es bueno para ver cualquier bicho. Y si pocos kilómetros antes veíamos las evoluciones de un águila imperial ibérica acondicionando su nido, en el atardecer, disfrutamos de la recogida de las grullas. Un par de ellas, se acercaron algo más que el resto con el sol ya bajito. Os dejo un instante de un gran día con la Asociación Fotográfica Photones, a quien agradezco la confortable compañía.

miércoles, 4 de enero de 2017

¡Ya llegó! ¡Ya éstá aquí!

La berrea por latitudes extremeñas estaba bastante avanzada a finales de verano. Volvía ya a casa, y avanzada la mañana, calentaba el sol . Suena mi móvil. Es un email de Tundra Ediciones en el que se dirigían a mí para proponerme la participación en la elaboración de un libro.
Querían recopilar relatos de gente que hubiera tenido encuentros interesantes con lobos. Juntarían todos ellos, y harían un libro. "Encuentro con lobos" se llamaría. Sonaba bien. Corta reflexión, e inmediata contestación: ¿por qué no?
Cuando me he querido dar cuenta, tras sólo 4 meses, el libro está en mis manos. Se plasman las observaciones de 38 personas escogidas para tal fin. Es un orgullo compartir coautoría tanto con gente de mucho presitigio como Joaquín Araujo, como compartirla con buenos amigos que están firmando ahí alguno de los más emocionantes momentos de sus vidas. Compartir la experiencia con ellos, le da mucho más valor para mí a la experiencia de participar en esta obra.
Aturdido y con la vergüenza perdida (hace tiempo), me muestro ante la espectacular portada de Lluis Sogorb. Los interesados podéis conseguir el libro aquí.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Colimbo ártico

Hoy, último día de nuestro calendario, he aprovechado para aprovecharlo en "modo" pajarero. No acostumbro últimamente a hacer días completo de pajareo a este modo: sol a sol, y sin parar en ningún sitio. Un pincho de tortilla a las 12, y un bocado de embutido a las 3 con dos naranjas. Demoledor, pero reconfortante. Me ha traído recuerdos del pasado, cuando esto era más habitual, y me hace acabar el año con una sonrisa de satisfación.
Gran jornada compartida con Álvaro, César, Cristóbal, y sobre manera, Pepe (Valencia), con quien he estado las 10 horas. Los destinos principales fueron el Estuario del Asón y Bahía de Santander. Colimbos de las tres especies, negrón especulado, negrón común, gaviota cana, 8 alcas, serretas medianas, unas 400 barnaclas carinegras, garcetas grandes, zampullines cuellirrojos, cisnes cantores, porrón bastardo, 6 escribanos lapones, águila pescadora, o las espectaculares 32 pasadas (fallidas) de un esmerejón a una alondra que parece que llega al 2017 de puro milagro, son algunas de las piezas que han completado el puzzle de este último capítulo del 2016. Agradecer a todos los que me han acompañado tanto en esta jornada, y a todos los que han depositado mi confianza en mí a lo largo del año.
Os dejo una foto del colimbo ártico Gavia arctica que se deja ver por Santoña desde hace unos cuantos días ya...