Los amigos del blog son:

viernes, 15 de enero de 2010

Lucha por comida: Zorro contra Buitres

Hoy tuve la oportinidad de asistir a un espectáculo de esos que a diario se dan en la naturaleza, pero que la mayor parte de las veces, sólo lo conocemos gracias a los reportajes de televisión.
Iba andando por un campo de la comarca de La Fueva (Huesca), cuando uno de los Buitres que venía observando desde hacía minutos, deja las patas colgando y comienza a perder altura vertiginosamente. No cabe duda, está bajando a una carroña.
Este descenso vertical, tan llamativo, y caracterizado por dejar estiradas hacia abajo tanto las patas como el cuello, es visto desde muchos kilómetros de distancia por sus congéneres, que pondrán rumbo hacia la señal. Los segundos ganados en esta carrera, pueden ser muy importantes. Efectivamente, miro alrededor y varios Buitres más, vuelan directos y raudos hacia el mismo barranco donde bajaba el primero.
Cerca de la buitrada, un escándalo impresionante delata el punto exacto sin necesidad de verlo. Unos pinos, me impiden ver el festín, pero con ayuda de los prismáticos, puedo disfrutar entre las ramas de una lucha encarnizada entre una decena de Buitres Leonados. De repente... ¡veo pasar un bicho de pelo entre los Buitres! No veo bien, tengo que moverme. Cojo mejor posición, y aunque sigo teniendo mucho pino por medio, veo algún hueco más. Ahora le veo, es un Zorro.
Sobre la carroña, una auténtica batalla campal parece hacerle harto difícil hincar el diente a resto alguno. Cómo si de una Comadreja se tratara, brinca de un lado a otro de la carroñada regateando picos. De repente, se disputa un trozo de carne. Un Buitre se le encara con alas, patas y cuellos estirados en posición amenazadora. El raposo, cabeza encogida y agachada, airea el marfil. Finalmente, no sé si con carne o no, el cánido pega un brinco hacia atrás retirándose del meollo, a lo cual el Buitre responde girándose y volviéndose a la batalla que le ocupaba.
Ignoro qué se dirían en esos 2 segundos Buitre y Zorro, pero lo que está claro, es que utilizaban el mismo diccionario, y que la palabra diplomacia, no salía en él.

2 comentarios:

  1. Pero si que saldrían a colación padres y madres de no muy buena manera.

    ResponderEliminar
  2. Si, ¿pobres padres eh? Siempre tan sufridos...

    ResponderEliminar